La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurológico que afecta al movimiento.

Estos son los síntomas a priori más llamativos, y sin duda los más conocidos por la población.

A medida que la enfermedad de Parkinson progresa, las actividades cotidianas se tornan difíciles.

Muchos de los síntomas de la enfermedad de Parkinson se relacionan con el movimiento.

En este sentido, son síntomas principales de la enfermedad de Parkinson:

Temblor:

  • Es el síntoma más conocido y reconocible de la enfermedad de Parkinson (aunque no todos los temblores son Parkinson).
  • Está causado por una contracción muscular involuntaria y rítmica que provoca movimientos en una o más partes del cuerpo.
  • Se da en reposo y típicamente con inicio asimétrico.
  • Puede verse afectada una sola parte del cuerpo, un lado del cuerpo o ambos.
  • Puede ser constante o intermitente.
  • Para algunas personas puede ser vergonzoso y dificultar trabajar o realizar las tareas de la vida diaria.
  • No todas las personas con Parkinson tienen temblor.

Rigidez:

  • Es el endurecimiento o falta de flexibilidad en las articulaciones. Los músculos se tensan y se contraen, y algunas personas pueden sentir dolor o endurecimiento.
  • Comienza, a menudo, en el cuello (zona cervical) y en las piernas.
  • Presentan resistencia a la movilización pasiva.
  • Afecta a un alto porcentaje de personas con enfermedad de Parkinson.

Bradicinesia:

  • Es el enlentecimiento de los movimientos.
  • La acinesia es la dificultad para el movimiento y la hipocinesia es la reducción de la amplitud de los movimientos.
  • El braceo al caminar se muestra disminuido.
  • Es el síntoma responsable de la dificultad o bloqueo para comenzar algunos movimientos como la marcha, girarse en la cama, salir de un coche, o realizar doble clic en el ratón del ordenador, entre otros.

Inestabilidad postural:

  • Es la alteración en los reflejos posturales.
  • Equilibrio y coordinación se muestran debilitados.
  • Se da en etapas más avanzadas.
  • Repercute en un caminar inclinado hacia delante de hombros y cabeza.
  • Alteración en la marcha que se caracteriza por pasos cortos, rápidos y arrastrando los pies, con dificultad para detenerse a la orden. Este tipo de marcha se denomina festinante.
  • Tras algunos años de progresión los pacientes pueden presentar el fenómeno de freezing o congelación, es decir, que mientras caminan o al intentar iniciar la marcha, sienten como si tuvieran los pies pegados al suelo.
  • Repercute también en la incapacidad para corregir un desequilibrio sobrevenido e inestabilidad en los giros.
  • Es uno de los factores que influyen de forma importante en el incremento de caídas.